El fin de semana pasado presenté a mi novio con toda mi familia.  Sabía que quienes me conocen se sorprenderían, pero no pensé que tanto.

Las personas que ya lo saben han reaccionado diciendo frases como:

“No mames, es el fin del mundo”.

“Te pasaste, esta noticia me impactó más que la influenza”.

“Si wey, ¿Tú presentando a tu novio? Hasta crees, ni siquiera usas esa palabra”.

“!Ah cabrón! Estoy en shock”.

“Pienso que después de esto todo puede pasar”.

“!A la madre! ¿Osea que ahora si puedo pensar que algún día te casarás?”

“jajajajajajajja ni tú te la creíste”.

Fue divertido escuchar eso, y no los culpo,  creo que me he ganado esa imagen de “La chava con cero comprosmisos” (salvo compromisos laborales), pero, para todo hay una primera vez.

En mis 24 años de vida, jamás había pasado por un momento de tanta tensión, como cuando el sábado pasado dije por primera vez: “él es mi novio” ante los miembros de mi familia.

Lo único que puedo decir es que la persona que presenté ante ellos  es quien merecía ser presentado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s