Vitamina, esa palabra fue lo primero que se me vino a la mente. Cuánta vitamina necesitamos para sobrevivir,  es tanta que no basta buscarla  sólo en las farmacias.

Hay que buscarla bajo la creatividad, encima del ego, entre los murmullos,  por la tristeza, en la risa, checar la decepción y confirmar si no esta en el amor.

Tantos lugares para hallar la vitamina. Tantos lugares para perderla.

En la amistad también se halla la viatamina,  pero también se pierde.

Muchas veces me he preguntado por qué se termina una amistad y no hallo la respuesta. Hay historias tan “hard” que dices: “Ok, sí tenía que terminar la amistad, no había de otra”.  Pero en cambio, hay algunas niñerías que llegan a la vida de dos amig@s y así, de la noche a la mañana, años y años de amistad se terminan.

Miles de recuerdos evadidos, miles de lágrimas compartidas desechadas, millones de momentos a la basura, trillones de sonrisas desaparecidas; de la noche a la mañana dos personas se evitan pensar,  recordar, mencionar y buscar entre sí.

Una amistad, una verdadera amistad que termina, es como un divorcio. Nunca me he casado, por lo tanto, nunca me he divorciado,  sin embargo, es lo más parecido que he visto a lo que he sentido.

Cuando mi mamá se divorció observé detalles y aspectos por los que atravesó, que ahora, cuando me veo a mí misma atravesando por este duelo de una amistad terminada, me doy cuenta que son esos  los mismos detalles y aspectos los que estoy sintiendo.

Es como si me hubiera divorciado. Esa persona que creí estaría toda la vida a mi lado se esfumó, encalló, desapareció. Mi cómplice en muchas aventuras de la vida y des aventuras ya no lo será.

Cómo duele, porque sí duele. Cuando consideras a alguien tu amig@ del alma, tu mejor amig@, tu sangre, tu herman@, casi casi tu novi@ sin tener besos y demás y de repente se va,  a qué feo se siente.

Empiezas por la etapa de extrañar. Extrañar a la persona, extrañar su risa, su charla, su tonterías, su forma de hablar, sus manías, sus loqueras, extrañas TODO y cuando estás ahí extrañando, llegan las lágrimas, por que al extrañar empieza a doler el corazón.

La segunda etapa es recordar. Recuerdas tantos momentos que vivieron juntos (aunque suene a frase trillada pero así es) que desgraciadamente, también duele. Y recuerdas todo, desde una soda que compartieron, hasta una noche de loquera y alcohol. Los recuerdos son buenos, a veces te hacen sonreír, pero luego llega la realidad: son recuerdos y no volverán.

La tercera etapa es la negación: Niegas que todo haya llegado a su fin, empiezas a fantasear con que dentro de algunos meses, años o siglos, todo volverá a ser como antes.  Sueñas con que un día te topas a tu amig@ y sin decirse nada sólo se abrazan y lloran y sus corazones están otra vez ahí, juntos para apoyarse en las buenas y en las malas. Pero desde luego, los sueños pocas veces se hacen realidad.

La cuarta etapa, el enojo. Te enfureces con tu amig@ por haber terminado la amistad, no te explicas cómo puede ser tan egoísta por pensar sólo en sí mism@, por haberle dado fin a años de amistad sin siquiera darte la cara o mínimo, hacerte una llamada. Pero luego llega la madurez y admites que la culpa es de ambas partes.

La quita etapa es volver a empezar desde la primera. Esto se convierte en un círculo vicioso, vuelves a extrañar, a recordar, a enojarte y a hacer y sentir todo otra vez.

Los amigos a quienes queremos nunca se irán de nuestra vida aunque ellos nos hayan sacado de la suya. Por alguna u otra razón, siempre los recordamos y aunque duela, siempre se les tiene un cariño especial.

A ella, a esa amiga que ya no es mi amiga, la extraño, a veces tanto que la sueño, pero siempre he pensado que nada es para siempre, el final llega o muy tarde o muy pronto.

No se si este final llegó muy tarde o muy pronto, pero hay ocasiones en que fantaseó en un remake.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s