A principios del mes de abril, quienes no conocían la revista Proceso descubrieron su existencia y los que eran asiduos lectores batallaron para encontrarla. La edición causó controversia desde la foto de la portada: su fundador, Julio Scherer, aparece a lado del narcotraficante Ismael “El Mayo” Zambada; la imagen es la prueba de la crónica que escribió el periodista detallando su encuentro con el capo. Un hecho insólito.

Luego de la publicación se derivaron una serie de debates entre políticos, autoridades, medios de comunicación y sociedad, comprobando que la “industria ilegal” de la que tanto se especula y la “guerra” que busca llevarla a la quiebra, se han transformado en una fuente importante de información, pero también, en una fuente constante de temor.

¿Por qué la “guerra” que traería seguridad y tranquilidad desató lo contrario?

La pregunta la responde Diego Enrique Osorno con “El Cártel de Sinaloa”. En el libro, que abarca de forma cronológica cómo se formó uno de los cárteles más importantes del país, el también colaborador del Grupo Editorial Milenio asegura que el responsable de la ola de temor que afecta a la ciudadanía es Felipe Calderón, ya que, explica, su “guerra contra el narco” carece de estrategias y sólo ha sido un estandarte para legitimar su gobierno.

Para ello, “El cártel de Sinaloa” contiene documentos pertencientes al Archivo Histórico de la Nación, a la PGR, la DEA y al Ejército Mexicano que permiten re descubrir un narcomundo alejado de las ejecuciones, bloqueos y guerras de cárteles: el mundo del “uso político del narco”.

En esta su segunda obra, el periodista regiomontano resume 7 años de investigación en un amplio reportaje; los testimonios, reseñas y entrevistas que lo conforman tiene como objetivo desnudar, objetivamente, la historia del narcotráfico en la política de México (y viceversa).

En entrevista para LA ROCKA, el también autor de “Oaxaca sitiada” habla sobre ello.

¿Cuál es el error principal que Felipe Calderón cometió para convertir a los mexicanos en ciudadanos temerosos?

Con los sucesos de Pasta de Conchos, el conflicto minero, la represión en Atenco, la rebelión de Oaxaca y las protestas de miles de seguidores de López Obrador tras las elecciones presidenciales, México despidió el año 2006 sumido en una grave crisis política. Una vez que pudo asumir la presidencia, Felipe Calderón decidió no  resolver dicha crisis política sino encubrirla declarando la guerra al narco, más con fines mediáticos que de procuración real de la justicia o de preocupación por la seguridad nacional del país. Ese mal cálculo evidenció el oportunismo y la carencia de principios que existe en su administración desde entonces y hasta la fecha.

Esa guerra que declaró Calderón, ¿podrá ganarla o acabará cuando él ya no sea presidente?

Es una guerra mentirosa, llena de retórica estúpida y una peligrosa maquinaria puesta a disposición de las zonas más oscuras del poder. Calderón acabará muy mal su sexenio. Pienso que terminará siendo recordado como el peor presidente en la historia reciente del país, más o menos como acabó Salinas de Gortari. Ojalá que de una vez dejara el poder. El país no puede soportar otros tres años más como los que hemos vivido en la primera mitad de su sexenio.

¿Los cárteles tienen poder en el país? si es así, ¿que tan grande es su poder?

El cártel de Sinaloa es uno de los poderes fácticos de este país. Las decisiones que se toman en la cupula de esta organización criminal afectan a miles de personas. Su nivel de influencia es parecido al que tienen los demás poderes fácticos de este país, que para nuestra desgracia son muchos.

¿Realmente se puede mantener a una ciudad al margen de las guerras entre los grupos del narcotráfico como lo han estado tratando de hacer las autoridades?

Claro que sí. Monterrey vivió muchos años sin la violencia de hoy en día e incluso, en los setenta, en las orillas de Monterrey se sembraban enormes cantidades de mariguana, sin que existieran los niveles de violencia que se viven hoy en día. Yo tengo reportes oficiales, notas periodísticas y hasta fotos de centenares de hectáreas de droga sembradas en Galeana, Iturbide y Allende, entre otros municipios.


Entre las pocas fotos que contiene “El cártel de Sinaloa”, se aprecia una fechada en julio del 2000 en la que Edelio López Falcón, representante durante aquel tiempo del cártel de Sinaloa en Monterrey, posa a lado del entonces gobernador de Nuevo León, Fernando Canales Clariond. Basándose en investigaciones, el libro presenta anécdotas comprobando la cercanía que tiene el narco con la política.


¿Por qué aún y cuando se siguen “destapando” casos de políticos involucrados con el narco, éstos siguen, muchas veces, en cargos públicos? ¿Somos tan permisivos los mexicanos?

El sistema político mexicano en general, está construido encima de la impunidad. Para avanzar en dicha plataforma hay que violar la ley. La ley se viola sistemáticamente no excepcionalmente. Más allá del tema del narco, ahí está por ejemplo el caso de Mario Marín, de quien hay grabaciones contundentes que lo ubican cometiendo una serie de delitos. En campaña por la presidencia, Felipe Calderón lo denuncia penalmente; sin embargo, a las semanas de asumir la presidencia va a Puebla y le da su respaldo en un acto público. ¿Por qué? Porque Marín -como todo el PRI- apoyó a Calderón para que pudiera tomar protesta en el Congreso de la Unión el 1 de diciembre de 2006 y a cambio le exigió impunidad. La ley en México es una mentira. Y nosotros somos cómplices de esa falacia que no cuestionamos sino es hasta padecemos una situación en lo personal.

¿Consideras que los medios de comunicación han sido, en parte, responsables de la paranoia en la ciudadanía?

Al contrario, a mi me parece heroico, ejemplar, el trabajo que han hecho la enorme mayoría de los medios de comunicación. No es fácil hacer nuestro trabajo entre las amenazas de los criminales y las mentiras de los políticos. El periodismo de hoy en México es uno de los oficios más amenazados pero al mismo tiempo más necesarios para sacar adelante al país de la profunda crisis política que se encuentra desde 2006 y que Calderón, con su nulo talento, ha convertido también en una crisis económica y en algo que podría derivar en una crisis social en cualquier momento.

El libro, convertido en uno de los más vendidos del país en 2009, también incluye entrevistas con figuras importantes: Paul Gootenberg, investigador de amplio reconocimientorespecto al estudio de la cocaína; Miguel Ángel Félix Gallardo, a quien muchos le atribuyen el corrido “El jefe de jefes”; el guerrillero ” Comandante Ramiro”, a quien en 2008 la PGR lo incluyó en la lista de los más buscados y también con el actual alcalde de San Pedro Garza García, Mauricio Fernández.

En la entrevista que presentas con Félix Gallardo, él te escribe que esta problemática, la del narcotráfico, se podía terminar con más escuelas, educación de calidad, más empleos, ¿Tendrá razón?

Es cierto, pero no porque lo diga Félix Gallardo, sino porque todos sabemos que si los mexicanos pudieran acceder a un nivel de vida digno, serían apenas un puñado los que se atreverían a arriesgar su vida por hacer un trabajo tan peligroso como el del narco. En el país hay 40 millones de personas que se están muriendo de hambre y tienen que buscar la forma de salir adelante. Hay muchas opciones, como el cruzar el desierto de Arizona para llegar a Estados Unidos de ilegal y conseguir un trabajo que ayude a mantener a la familia; o bien el involucrarse en actividades ilegales. Si Calderón hubiera cumplido su principal promesa de campaña de ser el presidente del empleo, habría menos personas interesadas en dedicarse al narco. Seguro.

Tú que has estado cerca del crimen organizado, por así decirlo, que has investigado su pasado y presente, ¿crees que los narcotraficantes han cambiado? ¿Realmente “El jefe de jefes” tiene la razón al decir que ahora son criminales?

En el libro trato de contar los diversos cambios en la historia del narco en México a lo largo de 100 años. Por supuesto que ha habido nuevos escenarios en este mundo de hoy. Al principio, en los veinte, la siembra de adormidera y mariguana en Sinaloa era solamente para abastecer de droga a pequeños grupos de chinos recién llegados al país; luego esto se convirtió en un negocio más grande, al venderla a los soldados estadunidenses que participaban en la Segunda Guerra Mundial. Posteriormente se involucraron mafiosos tipo Chicago como Benjamin Spiegel “Bugsy” y así las cosas hasta que apareció Miguel Félix Gallardo y le dio una dimensión mucho más internacional a este negocio ilegal, al asociarse con capos colombianos para vender cocaína en Estados Unidos.

Por esos años ochenta, en México había, digamos, un monopolio en cierta forma pacífico del negocio del narco, había una sola empresa que se dedicaba a comercializar este producto. Después, en los noventa, a la par del Tratado de Libre Comercio y la implementación de una serie de políticas neoliberales en América Latina, el narco dejó de tener una sola empresa participando en este lucrativo negocio, así que comenzó la competencia entre nuevas empresas del narco. Como el producto que ellos comercializan es ilegal, la competencia económica entre ellos se da a sangre y fuego, entonces entramos a la época actual en la cual se vive un oligopolio violento.

La miseria que hay en México, la enorme demanda de droga que hay en Estados Unidos y la facilidad para corromper a todo mundo en ambos países, han hecho que haya hoy en día muchos más grupos y personas interesadas en ganarse la vida de esta forma, pese a los riesgo que esto conlleva. En la época de Félix Gallardo, los narcos eran más políticos, tenían vínculos claros con el régimen priísta y no había tanta confusión como hoy en día que el poder está disperso en un montón de señores feudales del PRI, PAN, y PRD.

Entrevista realizada por Irene Torres y publicada en La Rocka #114

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s