Recién leí “Memorias de un loco anormal. El caso de Goyo Cárdenas”, libro del historiador Andrés Ríos Molina. Como su nombre lo indica, la obra analiza todo lo sucitado alrededor de uno de los asesinos seriales más recordados (y comentados) en México.

Sin embargo, no les hablaré de Goyo Cárdenas, sino de una información muy interesante que al menos yo, desconocía por completo y que en el libro citan: “El Reglamento General de Toxicomanías”.

“¿Quién era Leopoldo Salazar Viniegra?” Este notable médico había sido un personaje altamente polémico debido a la posición que mantuvo frente al papel del Estado respecto a la producción y el consumo de drogas. Entre 1938 y 1939, como médico de La Castañeda, hizo numerosas investigaciones sobre la mariguana y concluyó que el consumo no producía efectos más terribles que el del tabaco, y mucho menos era un motor de criminalidad, como solía argumentarse en los Estados Unidos.

Para atacar este problema, proponía la creación de hospitales subvencionados por el Estado para proporcionar a bajo precio no sólo mariguana sino también cocaína y heroína a los adictos. Si el Estado se encargaba de la distribución de drogas, se reduciría su costo, y a su vez, el interés de los traficantes.

Esta idea no le agrado al gobierno estadounidense. Según señala Luis Astorga, sociólogo y especialista en la historia de las drogas en México, Harry Anslinger, titular de la Oficina Federal de Narcóticos de Estados Unidos de 1930 a 1962, tomó las medidas del caso para contrarrestar las ideas de Salazar, ponerlo ante el gobierno mexicano como una amenaza y solicitar su remoción como director del manicomio La Castañeda.

Su labor fue existosa y Salazar fue destituido, pero en 1940 se aprobó el Reglamento General de Toxicomanías en el que se consignaban claramente las propuestas del doctor Salazar. Este hecho generó una enérgica protesta por parte del país del norte, ya que dicha medida implicaba una reversión en la política internacional sobre narcóticos.

En respuesta, Estados Unidos decretó un embargo de medicamentos narcóticos a México, el cual sería levantado una vez suspendido el reglamento. Debido a que México carecía de autorización por parte de la Liga de Naciones para producir sus propios medicamentos, ya que se había legalizado la siembra y comercialización de numerosas plantas, debía importar medicinas a elevados costos de países como Gran Bretaña, Francia, Suiza y Holanda. Al final, el reglamento fue suspendido y México ceció ante la presión política  y comercial estadounidense”.

Tomado de “Memorias de un loco anormal. El caso de Goyo Cárdenas”, Editorial Debate.

Cita a Luis Astorga, “México, Colombia y las drigas ilegales: variaciones sobre un mismo tema”.

Anuncios

Un comentario en “Reglamento General de Toxicomanías

  1. Woow! Realmente es claro que el orden del tiempo muchísimas veces no tiene que ver con el orden del desarrollo de ideas y sociedades.
    Está bien crema!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s