Durante el Coloquio Internacional de Comunicación que ofreció la UANL, participo Ignacio Ramonet. Su conferencia, como siempre, dejó con la boca abierta a muchos. Lo interesante es que dicha conferencia era un texto que el comunicador escribió hace 7 años, sólo que claro, aterrizó algunas circunstancias para hacerlo más actual.

Pero aún así, aunque El Quinto Poder, nombre de la conferencia, haya sido escrita en 2003, no pierde vigencia y sus aseveraciones están más vivas que nunca. A grandes rasgos, Ramonet dijo que los medios de comunicación “no vendían información a los ciudadanos; venden ciudadanos a sus anunciantes”, esto, criticando la forma en cómo actúan: le dan más importancia a las ganancias que reciban como empresa, que a la información que ofrecen a la comunidad.

Según el periodista, los medios han dejado de apoyar a los ciudadanos; ahora es todo lo contrario, los ciudadanos se deben cuidar de ellos. Explica que utilizan un método muy eficaz para mal informar: el silencio.

“La mundialización es también la mundialización de los medios de comunicación masiva, de la comunicación y de la información. Preocupados sobre todo por la preservación de su gigantismo, que los obliga a cortejar a los otros poderes, estos grandes grupos ya no se proponen, como objetivo cívico, ser un “cuarto poder” ni denunciar los abusos contra el derecho, ni corregir las disfunciones de la democracia para pulir y perfeccionar el sistema político. Tampoco desean ya erigirse en “cuarto poder” y, menos aun, actuar como un contrapoder.

Si, llegado el caso, constituyeran un “cuarto poder”, éste se sumaría a los demás poderes existentes -político y económico- para aplastar a su turno, como poder suplementario, como poder mediático, a los ciudadanos, detalló.

Ignacio Ramonet argumentó que continuamente las empresas de la información están tratando de meternos ideas a la cabeza; nos inyectan pensamientos, en resumen, tratan de orillarnos a tomar decisiones o posturas que no queremos, pero que sin darnos cuenta, las vamos forjando.

“Uno de los derechos más preciados del ser humano es el de comunicar libremente su pensamiento y sus opiniones. Ninguna ley debe restringir arbitrariamente la libertad de expresión o de prensa. Pero las empresas mediáticas no pueden ejercerla sino bajo la condición de no infringir otros derechos tan sagrados como el de que todo ciudadano pueda acceder a una información no contaminada. Al abrigo de la libertad de expresión, las empresas mediáticas no deben poder difundir informaciones falsas, ni realizar campañas de propaganda ideológica, u otras manipulaciones”, puntualizó.

Se me hizo muy interesante, en parte por la “guerra” que estamos viendo entre Reforma y Televisa, en donde ambos luchan no por darle la mejor información a su público, sino por dejar mal parado al otro y ganarse a  nuevos consumidores.

Como dijo Ramonet, hace falta que surja un quinto poder:  ciudadanos bien informados.

Pueden leer El Quinto Poder completó, aquí, es en el año 2003.


Anuncios

2 comentarios en “El Quinto Poder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s