Lydia Cacho es una escritora mexicana reconocida, sus letras tienen el peso de la trayectoria; resulta inevitable recordar la red de pederastas que fue denunciada gracias a su trabajo periodístico en Los Demonios del Edén.
Lucha siempre por los Derechos Humanos y la Libertad de Expresión, aspectos que hace algunos días la hicieron acreedora al Premio Internacional de Periodismo Manuel Leguineche, que entrega la Federación de Asociaciones de Periodistas de España.

Su nueva novela: Esclavas del Poder, es un ejemplo de su lucha. Es un libro que  preparó durante cinco años, y en el que detalla el panorama global de las organizaciones dedicadas a la trata y explotación de mujeres y niñas.

En él están las historias de menores de edad que fueron vendidas a desconocidos por su propia familia, jóvenes víctimas del secuestro y engaño para forzarlas a la prostitución y mujeres obligadas al matrimonio servil. Están todas aquellas personas que han participado (sin propio consentimiento) en tráfico de órganos, drogas, explotación sexual y laboral.

Prácticamente, el trabajo de la periodista es “un mapa de la esclavitud contemporánea”. Detalla quiénes compran y venden a las mujeres y niñas; cómo participan las autoridades corrompidas y lo más importante, ofrece algunas recomendaciones para prevenir la trata de personas.

Con motiva de la presentación de Esclavas del Poder, LA ROCKA entrevistó a su autora por teléfono.

Tu libro nos muestra que en la trata de personas están cofabuladas mafías rusas, japonesas, mexicanas, etc., sin olvidar que algunas autoridades y políticos también se relacionan con ellos, ¿cómo luchar contra esos poderosos hombres y mujeres? Pareciera que no hay escapatoria de esta red….
La idea para este libro, fue seguir por diferentes países desde la voz de la víctima hasta la voz de victimario, para comprender y compartir con los lectores la situación.
Nos toca entender el fenómeno para saber en qué parte de la prevención puedes incidir como sociedad, en qué parte de la explicación del fenómeno podemos involucrarnos como periodistas. Es la tarea de este libro, arrojar luz sobre todo los hechos concretos de la esclavitud humana, y un poco impulsar a la sociedad a presionar a las autoridades.

¿El narcotráfico, la política y la trata de mujeres y niños, van de la mano?

Efectivamente, cada vez más narcos están implicándose en el negocio de la trata de personas como un negocio alterno y como un negocio complementario. No es que estén dejando la droga; la globalización entre los negocios de los cárteles está facilitando la explotación de la esclavitud humana.

¿La guerra contra el narco ha favorecido la trata de personas?
Algunos expertos que entrevisté, dicen que el problema con esta guerra es que uno de los aspectos más importante ha sido el fortalecimiento de las redes de narcotraficantes al descubrir los altísimos niveles de impunidad que hay en México. Los cárteles ya descubrieron que es más fácil comprar y vender personas, que comprar y vender drogas.

La dirigente del Centro Integral Para Mujeres Víctimas de la Violencia, en Cancún, menciona que México tiene buenas leyes para combatir la trata de personas, sin embargo, el sistema que nos rige, dice, ha estado colapsado desde siempre, sólo que ahora es más evidente con la guerra contra las drogas que emprendió Felipe Calderón.

Explica, que de no tomar cartas en el asunto, la problemática “rebasará el poder económico que genera el narcotráfico”, convirtiendo a la esclavitud humana en un negocio mucho más lucrativo de lo que ya es.

¿Cuál es la tarea que debemos emprender para evitar que la trata de personas nos rebase como nos rebasó el narcotráfico?
Habría que analizar qué le toca al estado, a la sociedad, a los legisladores, a quienes educan. La tarea fundamental tiene que ver con que las familias logren educar a sus hijas e hijos, que hablen con ellos sobre el poder de la voluntad erótica, el amor, las relaciones afectivas y sexuales. Si hay temas que son tabúes en nuestro hogar, no estamos entendiendo que allá afuera hay personas que buscan a nuestros hijos para hacerlos adictos a la pornografía en internet, o a jóvenes que están insertadas en la industria del sexo comercial”.

Nosotros como sociedad, ¿hacemos la tarea que nos corresponde?
Estamos agotados de las malas noticias, cansados de la violencia, la sociedad se siente muy falsa de herramientas para poder transformar al país, pero es importante poner el tema sobre la mesa. Estamos abriendo los ojos ante los que ocurrió por la inacción del estado mexicano y de la sociedad para prevenir lo que venía en el tema del narcotráfico, este tema de la trata de personas se puede convertir en algo peor si no reaccionamos. La información es indispensable.

Monterrey en la mira

El caso de Arely, una chica venezolana que fue traída a la ciudad con engaños, llevó a la periodista a escribir Esclavas del Poder. A la joven le dijeron que sería modelo, pero terminó siendo esclava sexual en los bares de “El Diablo”, conocido como el “zar de los tables” (acribillado en junio del 2009).
Arely fue protegida por Lydia Cacho para que regresara con vida a su país, ya que conocía los nombres y apodos de las personas que la habían esclavizado.

Sus testimonios y las entrevistas que la periodista realizó, exponen a importantes políticos presuntamente involucrados en la trata de mujeres y niños, y en las redes de prostitución; sale a relucir el nombre de Luis González Parás, hermano del exgobernador, Natividad González Parás. También, muestra la difícil faena a la que ya se enfrentaban los periodistas, poniendo como ejemplo a Gamaliel López, reportero de TvAzteca desaparecido hace casi 4 años.

En Esclavas del Poder, Lydia Cacho asegura que Gamaliel la contactó para informarle que tenía nombres de policías que cuidaban a los tratantes de mujeres y menores de edad en Monterrey. La periodista relata que seis días después de recibir el último correo de Gamaliel, en el que avisaba que mandaría el material de la investigación, éste y su camarógrafo, desaparecieron.

¿La desaparición de Gamaliel y la huida de Luis González Parás del país (según un editorial de Salvador García Soto), eran indicios de la ola de violencia que  ahoga a Monterrey?
Estoy segura de que el gobierno de Natividad González Parás tuvo mucho que ver con lo que ahora está sucediendo; tiene que ver con la manera en que se fueron coludiendo los servidores públicos, la impunidad y el silencio que le otorgaron los empresarios al gobernador.

Según Lydia Cacho, hace algunos años, cuando inició la investigación sobre las redes de corrupción, prostitución, trata y narcotráfico, las personas con mayor poder adquisitivo de la ciudad, ya sabían del peligro que la acechaba.
“Cuando comencé a investigar en Nuevo León, me encontré con muchos empresarios respetables que sabían que algo estaba mal, pero que no se atrevieron a levantar la voz a tiempo”, dice la consultora especialista en temas de derechos humanos y salud de las mujeres, para la Agencia de las Naciones Unidas de la Mujer (UNIFEM), agregando: “Ellos debieron de haberse revelado en los primeros tiempos de Natividad, cuando se empezó a notar que los cárteles estaban tomando ciertos espacios y el gobernador volteaba la mirada, y no solo cárteles, sino la trata de mujeres que incluye a empresarios muy importantes”.

¿Qué es la trata?
“Es la captación, transporte o traslado, acogida o recepción de personas recurriendo a la amenaza, al uso de la fuerza, al rapto, engaño, abuso de poder, o a la recepción de pago para permitir el consentimiento de otra con fines de explotación”.

Hablando en números

-Cada año 1.39 millones de personas en el mundo son utilizadas como esclavas sexuales

-En todo el mundo hay siete veces más refugios para animales maltratados que para víctimas de la trata para la esclavitud.

-La industria sexual ha creado un mercado que pronto superará al número de esclavos vendidos en la época de la esclavitud africana que abarcó desde el S. XVI al XIX.

-El 79 por cierto de las víctimas de trata en todo el mundo son vendidas y compradas para explotación sexual.

-Según la INTERPOL, 100 millones de personas juegan en casinos cada año y el negocio aumenta.

-En 2009, se lavaron mil trillones de dólares en el mundo, lo que equivale al 6% del PIB de Estados Unidos.

-En México, en las zonas indígenas del estado de Chiapas, existen 25 mil niños y niñas que no tienen acta de nacimiento, lo que los vuelve vulnerables.

-En www.lydiacacho.net vienen recomendaciones de cómo ayudar, como ciudadanos, a evitar la trata de personas.


Entrevista realizada por Irene Torres y publicada en La Rocka #123
Anuncios

Un comentario en “Entrevista a Lydia Cacho

  1. No conocía el dato del reportero de Tv Azteca y su compañero.
    Los hombres que buscan a las bailarinas en los tables, las mujeres que tienen a stripers en sus despedidas, los sitios de calle Zaragoza, en el centro de Monterrey todos los letreros de neon que dice Open, son indicadores visibles de como esa actividad esta bien metida en nuestra sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s