La literatura es un lugar en el que llueve. He dedicado buena parte de mi vida a coleccionar chubascos literarios.

Una biblioteca es un banco de ojos. Aquí están las miradas que han donado los lectores.

Tal vez en el futuro todos los libros se descarguen en una tableta encendida y sus letras caigan como una lluvia solitaria.

Los volúmenes impresos en papel obligan a que las personas se conecten; pasan de unas manos a otras. Mientras haya necesidad de encontrar otras manos, habrá libros de papel. Lo más importante de los libros son las manos que lo entregan.

Todo lo que nos rodea ya es un libro, y la biblioteca es su resumen.

El carácter es tan variable como el clima.

En este país, quienes leemos en serio acabamos por conocernos tan bien que nos tememos.

Entre perder una amistad y perder un libro, cualquier bibliófilo prefiere perder una amistad.

Siempre dijo que Bellas Artes era la funeraria más exitosa del país.

Llueve mejor en la imaginación. Algunos poetas han sabido desarreglar el cielo.

Frases del libro Conferencia sobre la lluvia de Juan Villoro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s