Le parecía la mujer más sexy del mundo. Todas las noches a las 9pm la llamaba para confirmarlo. Su voz lo erizaba hasta explotar. Los 150 pesos que pagaba por 15 minutos de placer oral valieron la pena durante 254 días consecutivos, hasta que durante el día 255, en la fila de un OXXO de la Ciudad se encontró con una mujer cuya voz lo erizó y… ¡Zas! Terminó en el Alamey por realizar actos inmorales en la vía pública.

No pregunten por qué soñé eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s