Presenta La frontera del narco


Entrevista a Sanjuana Martínez

En los últimos años, decenas de libros se han publicado respecto al narcotráfico en el país. Desde textos periodísticos hasta la novela negra, los temas del narco ha estado no sólo presente en los medios de comunicación, ahora también en la lectura obligada de quienes buscan entender el momento actual de México.

Y un libros más que se une a esa lista de “narcolecturas” es La frontera del narco. Un mapa conmovedor y trágico del imperio del delito en México, de la periodista Sanjuana Martínez.

El libro fue presentado en la pasada Feria Internacional del Libro Monterrey 2011, y en entrevista para LA ROCKA la también escritora dice por qué es necesario seguir dando a conocer obras de esta índole.

“México necesita hacer un recuento de su actual guerra contra el narco porque hay mucho silencio y hay muchas cosas que no se están contando. Es necesario tener espacios de libertad y voces independientes de periodistas que cuenten lo que los grandes medios a través de Iniciativa México censuran.

Periodista independiente y crítica del gobierno de Felipe Calderón, Martínez asegura que la “estregia fallida” del Presidente lo único que trajo es la “notoriedad de la desigualdad y la falta de distribución de la riqueza”. Por ello, menciona, mientras haya pobreza seguirá existiendo el narcotráfico y todo lo que respecta a la actividad criminal.

En la Frontera del narco, Sanjuana cita que “si antes había siete cárteles, ahora hay más de catorce; si antes existía una docena de grupos delincuenciales funcionando a su alrededor, hoy hay un centenar; si antes había 100 muertos, hoy hay 10 mil; si antes ocurrían 400 secuestros hoy hay 4 mil. Es la multiplicación del crimen organizado y la tragedia”.

Lo anterior, explica, fue debido a una mala planeación de estrategia, de ahí que aún sigan dando a conocer a policías y autoridades involucradas con el narco. Sin embargo, detalla, lo más notorio es cómo la ciudadanía se ha volcado a encontrar buenos y malos, un aspecto que lejos de beneficiar al país lo ha dañado al grado de convertir a sus ciudadanos en seres humanos ciegos ante el dolor de los demás.

“La línea divisoria entre buenos y malos no está tan clara. Nos habían hecho creer, cuando inició esta guerra, que los buenos estaban por parte del Estado, es decir, el Ejército, la Policía Federal y la Marina, pero nos hemos dado cuenta  que esos buenos se han convertido también en verdugos igual que el crimen organizado, para combatir con sus mismas estrategias.

“¿Qué hay detrás de un sicario de 18 años? Evidentemente estamos ante una actitud maniquea por parte del Estado en hacernos creer que  los buenos son ellos y los malos son los  otros. No es así, hay una mezcla absoluta y en cada actor de esta violencia hay un nombre, una apellido, una historia de vida que es importante conocer”.

Para Sanjuana, no sólo las actividades de los criminales son inciertas, ya que “Las actividades del Ejército, la Marina y la Policía Federal están cubiertas por la sospecha”. A la autora de Manto púrpura. Pederastia clerical en tiempos del cardenal Norberto Rivera Carrera, le resulta demasiada coincidencia que gracias a ‘llamadas anónimas’ el Ejército y la Marina localicen “narcofosas” con más de 50 cadáveres o “narcocinas”. Además, cuestiona: “Nos dicen ‘en un enfrentamiento entre militares y sicarios murieron 25 sicarios’. Si fue enfrentamiento, ¿por qué no mueren militares? Eso no es un enfrentamiento, eso es una ejecución extrajudicial”.

La Frontera del narco, muestra el mapa del dolor en las ciudades fronterizas acechadas por el crimen organizado, e “intenta equilibrar las dos violencias, tanto la del crimen organizado, como la violencia del Estado”, ya que, declara su autora, la población civil es la que permanece enmedio. La que siempre pierde.

A la par de platicar con LA ROCKA sobre su libro, la periodista también habló sobre dos aspectos más: los nuevos periodistas y la época electoral. Ésto declaró:

Los periodistas que vienen:
“El periodismo es una gran profesión, es una profesión que nos retribuye mucha satisfacción y hay que ejercerla con valor, defendiendo el derecho de información de los ciudadanos, que es un derecho de todos. Los jóvenes se van a enfrentar con un campo de trabajo mucho más exigente.

“Si asesinan a tantos periodistas, es que sí es una profesión de riesgo, pero es una profesión en riesgo que requiere gente joven llena de energía, de aire fresco. Esta profesión también necesita renovarse porque hay mucho farsante. Es muy importante que venga gente joven a querer contar las historias, a querer romper los cercos de silencio, a querer hacer una nueva forma de narrar el periodismo y la vida cotidiana en la que estamos”.

Época electoral:
“Hay mucha incertidumbre y un nivel alto de decepción. Es muy lamentable que el sistema político tenga que volver a las catacumbas con el PRI, porque es lo que nos están vendiendo. Es como una tragedia,es el retroceso y la involución.

“Ahorita en muchos estados de la República es el narco el que está quitando y poniendo autoridades y será el narco el que finalmente tendrá un papel preponderante en las próximas elecciones. Está más empoderado con esta guerra. Lo que no sabemos es quién quiere que gane, aunque ya sabemos quien quiere que gane Televisa… El narco seguramente tiene una penetración importante en estas próxima selecciones para la financiación de las campañas”.

Hoy te toca la muerte


Pequeños fragmentos del libro Hoy te toca la muerte. El imperio de los Maras  visto desde adentro, de Marco Lara Klahr.

– “Las armas de fuego han proliferado”, dice Vallejo en su novela sobre la violencia en la Colombia actual, La virgen de los sicarios, “y yo digo que eso es progreso, porque es mejor morir de un tiro en el corazón que de un machetazo en la cabeza”.

– La interacción  de toda índole entre las pandillas angelinas, yen especial de las de procedencia mexicana, fue lo que principalmente condesó la energía violenta que caracteriza hoy a la Barrio 18″.

– En la actualidad, después de la zona metropolitana de San Salvador, la de Los Ángeles es la segunda ciudad en el mundo con más salvadoreños”.

– Como parte de su incesante dinámica de alianzas y rivalidades, las pandillas se pertrecharon mejor, hicieron más arteros sus ataques, ejecutaron venganzas más sangrientas y dejaron más cadáveres despatarrados (incluidos los de personas inocentes) al cabo de prolongados tiroteos callejeros, que además se habían extendido ya en escuelas, templos y otros sitios públicos. Los comportamientos violentos eran exacerbados por el consumo de cocaína y crack, sustancias de moda en la sociedad estadounidense.

– A partir de 1993, las autoridades de inmigración estadounidense han registrado más de 50 mil deportaciones de inmigrantes con antecedentes penales en América Central.

– Si hay novedad en la violenta realidad […] acaso sea porque los viejos vinos de la dependencia, el autoritarismo, la expoliación y la impunidad, han sido intensificados por los nuevos odres de un mundo globalizado y neoliberal.

Es la implantación de un nuevo modelos de acumulación capitalista, más expoliador y depredador que el anterior, el que explica que la ciudad se haya convertido en un espacio de segregaciones, en una combinación de amurallamientos y territorios parecidos a un hobbesiano “estado natural”. Es este modelo y la búsqueda máxima de ganancia, lo que explica el auge rampante del narcotráfico y la impunidad con la que actúa el crimen organizado. Hay perversidad, pero también una suerte de rebelión, en los jóvenes delincuentes, en los chavos banda, maras o quadrilhas juveniles, en las poblaciones que legitiman el poder local del narcotraficantes, en las áreas marginadas urbanas, en las comunidades que linchan a presuntos delincuentes.

– La relevancia de la situación no radica solo en la elevada cantidad de jóvenes que día a día se vuelven miembros de las diferentes pandillas, o en la presencia de las mismas a los largo y ancho del país, sino precisamente en el hecho de que la dinámica que las caracteriza convierte a sus miembros en una de las figuras más importantes de esta violencia, tanto en su calidad de victimarios como de víctimas.

– […] Aunque la vinculación de clicas de la B18 y la M13 a las agrupaciones delictivas estructuradas sigue siendo “un área oscura todavía, se sabe que todo comenzó por un intercambio de bienes; es decir, el crimen organizado proveía a las maras de mariguana, crack y cocaína para distribución, así como de vehículos, y aquellas le pagaban haciendo trabajos de sicariato…”.

Muy recomendable el libro para entender desde otra perspectiva la evolución del crimen organizado en la entidad… y en el país.