Los nadie: los hijos de nadie, los dueños de nada.

Los nada: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, re jodidos.

Que no son, aunque sean.

Que no hablan idiomas, sino dialectos.

Que no profesan religiones, sino supersticiones.

Que no hacen arte, sino artesanía.

Que  no practican cultura, sino folklore.

Que no son seres humanos, sino recursos humanos.

Que no tienen cara, sino brazos.

Que no tienen nombre, sino número.

Que no figuran en la historia universal.

Sino en la crónica roja de la prensa local.

Los nadie, que cuestan menos que la bala que los mata.

Eduardo Galeano. 

Anuncios

Fantasía


—¿Lo disfrutaste? —preguntas. —¡Mucho! —te
contesta ella. Sonríes desde tu inmaterialidad,
feliz de que esa bellísima mujer traicione
todas las noches a su marido con la misma
fantasía.

Armando Alanís