Y todo por querer ser delgada


Pocos días antes de Navidad murió alguien que mi familia y yo conocíamos, no adentraré en detalles, puesto que su relación con mi familia es complicada, sin embargo, sí compartiré por qué murió.

Era una mujer “gordita”, siempre lo fue. A sus 35 años era una mujer “gordita” y hermosa. Tenía unos grandes ojos verdes que llamaban mucho la atención. Que yo recuerde, siempre trabajó en lo mismo. Fue dedicada a su trabajo e hijas, una de ellas de apenas cuatro años.

A esa “gordita güera”, como muchos la identificaban, le diagnosticaron cáncer, ¿en qué parte del cuerpo? Eso no lo sé, lo que sí sé es que el cáncer aún había sido detectado a tiempo, es decir, tenía altas probabilidades de erradicarlo y continuar con su vida a lado de sus hijas.

Lo malo es que pudo más su deseo de ser delgada que su deseo de sanar.

Ella tomaba un producto dizque “natural” llamado ‘Alcachofa’, muy famoso hacer algún tiempo porque ayuda a que bajes de peso sin necesidad de hacer ejercicio o dieta. Para su desgracia, la Alcachofa no sólo le redujo de tallas, también le redujo la sangre, eso desencadenó en una serie de complicaciones en su cuerpo.

Los doctores nada pudieron hacer, murió a los pocos días, y todo por querer ser delgada.

¿Valdrá la pena tomar medicamentos y productos cuyas consecuencias desconocen, sólo por lucir con unos cuantos kilos menos?

No sé qué opine el resto de las mujeres que lea esto, pero sé que las pequeñas hijas de esa mujer que murió a sus 35 años dirán que no, que no vale la pena.

Si uno de sus deseos para este 2012 es bajar de peso, háganlo de la manera adecuada: ejercicio y una sana alimentación.

El hombre puede crecer (y madurar)


Especialista segura que varones de entre 20 y 40 años pertenecen a la generación Peter Pan: inmaduros
Por Irene Torres

¿Crees que tu novio es inmaduro?¿Prefieres salir con hombres mayores porque los de tu edad son como niños? ¿Tu pareja no se compromete en la relación? ¿Piensas que los hombres huyen de ti? Si contestaste “sí” a una o a todas las preguntas, no te preocupes, no eres tú, son ellos: los hombres Peter Pan.


El término “Peter Pan” lo acuñó Dan Kiley para referirse a los hombres que van por la vida sin compromisos y responsabilidades, en pocas palabras, hombres que no quieren madurar. Dicho término fue retomado por Antoni Bolinches y le da nombre a su nuevo libro: Peter Pan puede crecer.

En Peter Pan puede crecer el especialista oriundo de Barcelona, explica el fenómeno y pone las bases para que el pequeño Peter salga por fin del país del Nunca Jamás y siendo éste el mes del amor y la amistad, decidimos entrevistarlo, después de todo, han de andar por allí muchas “Campanitas” o “Wendys” hartas de la inmadurez de su hombre.

¿Qué distingue a los hombres Peter Pan del resto de la humanidad?
“Son hombres que tienen una problemática específica, hombres que en su infancia se necesitaron queridos, pero eso no quiere decir que no los hayan querido, no es como te quieren sino hasta qué punto eso te llega a ti.
“Por tanto, al creer que no es querido, el hombre Peter Pan no se siente “querible” y ahí en el adulto empieza el problema porque esos niños con esos déficit van a tener una cierta inseguridad y un miedo a volver a sufrir por amor, no se comprometen”.

¿Por eso se refugian en el país del Nunca Jamás, osea en el internet?
“El internet es un refugio ideal, ahí tienes una vida ideal, es más gratificante que la vida real; en el mundo externo te pueden aceptar o rechazar, en internet puede ser cualquier personaje, puedes practicar sexo, tener relaciones amigables, puedes vivir una segunda vida. Con una vida real tan dura no es extraño que tanta gente se refugie en internet”.

¿Qué influye para que un hombre no madure?
“Uno de los factores es el sistema capitalista que asocia el consumo con la felicidad y que se fundamenta en una ley del mínimo esfuerzo. El otro gran factor es la familia y el sistema educativo, si la familia no fomenta una cultura del esfuerzo, esos críos quieren que todo le sea fácil.

“La evolución de la mujer también es consecuencia. La mujer para superar su injusticia histórica de subordinación al poder masculino se superó, autocriticó, aprendió y buscó ayuda. El resultado son mujeres decepcionadas porque no hallan hombres maduros y hombres desorientados que no saben cómo relacionarse con las mujeres porque se sienten superados en todo”.

Los hombres Peter Pan, más allá de trastocar la vida de su pareja, familia o amistades, también pueden afectar a su comunidad. Si el hombre no se compromete consigo mismo, no lo hará por su sociedad, ni siquiera por su país, dice Bolinches.

Entrevista publicada en La Rocka #132